Entradas

Prototipar

Prototipar es lanzarse

 

Llueve en esta tarde de otoño. El mejor momento para escribir, para encerrarse en este espacio dedicado a la reflexión sobre la experiencia de emprender.

 

Visirius fue uno de los ocho proyectos seleccionados para el programa “Tarragona Innovación Social: prototipar con proyectos de innovación social” desarrollado por Tarragona Impulsa (el departamento de promoción económica del Ayuntamiento de Tarragona) y Lazzum (que sabe qué significa emprender porque lo vive a diario facilitando herramientas para que otros proyectos consigan el impacto social que anhelan). Formación para emprendedoras hecha por emprendedoras; y en femenino porque aunque no iba dirigida solo a mujeres, no hubo ni un solo emprendedor.

Tarragona

En este post queremos detallar cinco acciones que hicimos en este intensivo, y que recomendamos hacer a todos los proyectos que quieran mejorar, cualquiera que sea el momento evolutivo en el que estén.

Ahí van:

1ª – ¿Podrías plasmar en un díptico qué servicios ofreces?

Esta fue nuestra primera edición de un díptico – carpetilla

Diptico

 

2ª – ¿Cómo sintetizarías la complejidad de tu modelo de negocio en un mind mapping?

Nosotras utilizamos los motivadores materiales de Manual Thinking

MindMapping

 

3ª – ¿Qué necesidades percibes de tus clientes reales y potenciales para modelar tu propuesta de valor?

Lo volcamos en el potente canvas de Strategyzer

Canvas

 

4ª – ¿Eres capaz de transmitir la intención de tu proyecto en menos de un minuto?

Aquí explicamos Visirius ¡en 54 segundos!

(el vídeo está en catalán; si quieres leer los subtítulos en español clica en el primer icono abajo a la derecha)

 

5ª – En la última sesión de julio proyectamos los objetivos a tres meses vista construyendo un cuadro diferenciando las dimensiones empresariales y los distintos status.

Y a finales de octubre nos reunimos para ver qué habíamos conseguido, qué había que mejorar, qué necesidades habían emergido… y para compartir, sobretodo compartir.

Objetivo

¿Qué aprendimos participando en este programa?

Que prototipar es lanzarse, es vencer el miedo a no ser perfecta, ni tan siquiera a desearlo, que es en la acción y en la imperfección que contiene toda acción donde más se aprende.

Y ahora Visirius ya forma parte de la Comunidad Lazzum que une distintos proyectos emprendedores con los que compartimos la voluntad de trabajar para un mundo mejor. ¿Suena utópico? Hemos aprendido que lo primordial es lanzarse…

Participa

 

Propuesta

Nunca es triste la verdad

…Lo que no tiene es remedio… Esta canción de Serrat envuelve este momento de escribir; ojalá te envuelva a ti también mientras lees este escrito dedicado al vacío que deja una propuesta caída, un presupuesto no aceptado, un proyecto que no se hará.

 

A veces te explican los motivos, a veces casi no te dan explicaciones, y a veces te consuelan con palabras sobre futuros prometedores a los que es mejor no agarrarse en este primer momento. Lo que tenga que venir vendrá, y ahora mismo lo que acaba de venir es un no por respuesta. Recoge este no, acoge el hueco que deja, escucha su silencio. Respira.

 

Los datos son grandes aliados en estos truth-moments de la tarea comercial. ¿Qué ratio de conversión tienes? ¿Esta propuesta caída cambia la tendencia o la refuerza? En estos dos años de actividad de Visirius, un 40% de las propuestas caen, un 30% quedan en stand-by un tiempo considerable y un 30% se convierten en proyectos. En Visirius los “no” son más frecuentes que los “sí” y estamos aprendiendo a gestionarlo.

 

Ahora viene lo difícil: que la desilusión no mate la ilusión con la que has hecho la propuesta imaginándote trabajando en ese proyecto. Esta ilusión con la que hacemos las propuestas nos diferencia de los presupuestos hechos con un software, por mucha inteligencia artificial que contenga. Que el miedo a la desilusión no nos conduzca a hacer las propuestas sin ilusión: esas propuestas que, si caen, es verdad que no duelen tanto pero enseñan mucho menos.

 

Vamos, pregúntate: ¿qué has aprendido haciendo esta propuesta? ¿Te has adentrado en un sector que desconocías? ¿Has descubierto fuentes de información? ¿Has ampliado tu red contactando con un nuevo proveedor? ¿Has hecho un diseño más elegante? ¿Has sintetizado mejor la metodología? ¿Has desarrollado mejor los para qué, la utilidad del proyecto? Eso es lo que vale: lo que descubres, lo que mejoras, lo que aprendes.

 

No huyas todavía de esta sensación de pérdida, puede enseñarte algo más: crea, moldea esta energía y transfórmala en algo nuevo, en algo que no existía antes. Crea un nuevo objetivo, crea orden en los documentos que se han generado, crea un mail o una llamada para informar a las personas implicadas que les ayude a mantener su ilusión en las propuestas que seguro vendrán. Yo he creado este post. ¿Qué creas tú?